Tesorera del gobierno de Navojoa provoca presunto quebranto a la SHCP

El asunto, matizado con el tema de las luminarias led, se pretende esconder con versiones periodísticas que desvían la atención del tema, el gobierno navojoense ha provocado presuntamente daño al erario federal y hasta la fecha, de lo que se ha descubierto, el quebranto rebasa los 10 millones de pesos...

Escribe: Claudio F. Orenday

Navojoa,Sonora (El Diario de Navojoa).– El pasado 28 de noviembre, el cabildo de Navojoa que preside el panista, Raúl Augusto Silva Vela aprobó la contratación de la abogado, José Rómulo Félix Schwarzbeck para que ayudara al gobierno municipal, según dicen, a rescindir el contrato con Fintegra Financiamiento S.A. De CV,SOFOM,ENR, financiera que renta las lámparas led que se utilizan en el alumbrado público de la también llamada Perla del Mayo.

La explicación del primer edil fue sustentada en una auditoría de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) , con número de expediente 1535-DE-GF. Este asunto significará en primer término, un gasto de un millón de pesos con cargo al erario, es decir, el ayuntamiento navojoense da prioridad a un asunto que podría costar más de 300 millones de pesos pues como ya lo hemos dicho, las “empresas” que se dedican a ofrecer las luminarias diseñan los contratos para nunca perder. Los casos son evidentes y llegan al escándalo, un ejemplo es lo que ha ocurrido en Tijuana, Baja California en donde el gobierno local se desistió en el pleito por la anulación del contrato (más de 144 millones de pesos por más de 70 mil lámparas). En Navojoa, el contrato de arrendamiento suscrito por el ex alcade priista, Alberto Natanael Guerrero López, alias El Pitillo fue por más de 156 millones de pesos por poco más 9 mil luminarias led, instaladas deficientemente y que hasta la fecha no han funcionado.

Oficios a la ASF por parte de la Tesorera de Navojoa

María Teresita Yescas Enríquez intentó solventar las irregularidades sin embargo, el ente revisor consideró que no fueron atendidos, es decir no se explicó ni probó el uso que se le dio a los recursos federales.

“Antes del drama, que armó Silva Vela en la sesión del colegiado y desde que inició su gestión como primer edil, había dicho que el contrato con Fintegra y con EMCO (Energy Matters Corporation), que ha sido el vendedor, “estaba bien” incluso, defendió la negociación realizada por Alias El Pitillo incluso cuando las quejas ciudadanas se multiplicaban.

Sin embargo, como en todo, en este tema hay un fondo todavía más oscuro, lo que no dijo Silva Vela el martes 28 de noviembre, es un asunto grave por lo que se percibe que el tema de las luminarias led no es más que una cortina de humo para ocultar la ineficiencia y la incapacidad de gobierno municipal que no sabe como administrar los recursos públicos.

El pasado mes de marzo, la ASF notificó al gobierno navojoense los resultados de la auditoría Financiera con Enfoque de Desempeño: 16-D-26042-14-1538 1538-DS-GF, sobre los resultados del uso de los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal, en el dictamen del documento se puede leer que “en el ejercicio de los recursos, el municipio de Navojoa, Sonora, incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente en materia de transparencia en el ejercicio de los recursos; así como la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley General de Contabilidad Gubernamental y los Lineamientos generales para la operación del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social, publicados el 12 de marzo de 2015 y del Acuerdo modificatorio publicado el 31 de marzo de 2016 en el Diario Oficial de la Federación, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 4,680.0 miles de pesos…”En este caso, el funcionario sujeto a sanción es Víctor Manuel Ulloa Higuera, director de Obras Públicas.

Pero, aún hay más, el gobierno de Silva Vela también incurrió en irregularidades en el ejercicio de recursos federales pues en la auditoría 16-D-26042-14-1537 1537-DS-GF; el órgano fiscalizador federal revisó el destino que se le dieron a los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal encontrando que en este caso, las autoridades municipales no informaron a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sobre la ficha de indicadores, ni publicaron la información sobre el ejercicio, destino y resultados obtenidos con la aplicación de los recursos del fondo, adicionalmente, no dispusieron de un Plan Anual de Evaluación ni evaluaron el desempeño del FORTAMUNDF 2016, establecida por la normativa.

En su dictamen, la ASF concluyó que también en este caso “en el ejercicio de los recursos, el municipio de Navojoa, Sonora, incurrió en inobservancias de la normativa, principalmente en materia de transparencia en el ejercicio de los recursos; así como de la Ley de Coordinación Fiscal, Ley del Impuesto Sobre la Renta, Ley General de Contabilidad Gubernamental y las Reglas de Operación para la Aplicación del Artículo 3-B de la Ley de Coordinación Fiscal, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 5,700.1 miles de pesos, el cual representó el 6.6% de la muestra auditada, las observaciones, que corresponde a la falta de retención y entero del Impuesto Sobre la Renta por Salarios; las observaciones determinadas derivaron en la promoción de las acciones correspondientes.

Se constataron igualmente incumplimientos en las obligaciones de transparencia sobre la gestión del fondo, debido a que el municipio no informó a la SHCP la ficha de indicadores ni publicó dicha información en el Boletín Oficial de los cuatro trimestres de los informes del Formato Nivel Financiero; tampoco realizó la evaluación sobre los resultados…”

El asunto, matizado con el tema de las luminarias led, se pretende esconder con versiones periodísticas que desvían la atención del tema, el gobierno navojoense ha provocado presuntamente daño al erario federal y hasta la fecha, de lo que se ha descubierto, el quebranto rebasa los 10 millones de pesos. En oficios girados a la ASF por parte de la tesorera María Teresita Yescas Enríquez intentó solventar las irregularidades sin embargo, el ente revisor consideró que “ no obstante, del análisis efectuado por la Unidad Auditora a la información y documentación proporcionada por el ente fiscalizado, se advierte que no reúne las características necesarias de suficiencia, competencia y pertinencia que aclaren o justifiquen lo observado, por lo cual los resultados 6 y 9 se consideran como no atendidos “ es decir, el presunto daño a la Secretaría de Hacienda sigue y al parecer el hoyo se vuelve más hondo.