Rusia en el centro de la guerra caliente por la hegemonía mundial

Sobre el tema, el secretario de Gobernación (Segob) Alfonso Navarrete Prida reveló que el gobierno mexicano “sí tiene indicios de injerecia extranjera en el proceso electoral.” Navarrete Prida sin embargo, no fue específico sobre que país o entidad extranjera interviene o trata de influir en el proceso.

50

Navojoa, Sonora (El Diario de Navojoa).- En el marco del Foro de Davos, se presentó el reporte anual del Credit Suisse Research Institute (CSRI) en el que se concluye que a pesar de la recuperación de los mercados y la economía mundial, la política actual se encuentra en una recesión.

Los mercados y la economía mundial siguen recuperándose…pero el lento restablecimiento desesperó a la población y han puesto a la política también en una recesión, dice el CSRI.

Este deterioro en el ánimo de los electores a nivel mundial “cambiará el orden político global vigente ante la democratización de los gobiernos, la aparición de nuevos nacionalismos populistas, lo que podrías estar orillando al fin de la globalización”, advirtieron.

El presidente mundial del CSRI y presidente de la Junta Directiva, consignó  que los políticos y politólogos consultados por el Think tank de Credit Suisse identifican tensiones importantes entre las sociedades y los estados.

Para darse una idea refieren que el número de las democracias en el mundo se estancó desde mediados del 2005, un año antes de la irrupción de la crisis hipotecaria de Estados Unidos  que contagió a los grandes grupos financieros mundiales “demasiado grandes para quebrar” y que terminó por originar la crisis global del 2008.

Y desde ese momento, comenzó el devenir de las democracias, refieren.

En el centro de ese debate, en lo que parece ser un reacomodo de las fuerzas económicas y políticas internacionales, resurge el antiguo choque entre las potencias occidentales y Rusia. Este desbalance global se debe, coinciden los analistas, a la ausencia de liderazgo luego de que Donald Trump se convirtiera en presidente de Estados Unidos. Este choque entre occidente y lo que fuera la Unión Soviética prueba el desequilibrio que crece en el marco de una guerra no convencional en el que los combates ya no son con metralla sino con mensajes en las llamadas redes sociales. La guerra entre las superpotencias dejó de ser fría para volverse caliente, una ola de paranoia, definida como trumpiana para consolidar el nacionalismo a ultranza y justificar el proteccionismo.

Desde el inicio del proceso electoral 2017-2018 en México se ha venido repitiendo que existe el riesgo de una eventual intervención extranjera en los comicios del próximo 1 de julio. En el centro de la historia se ubica como protagonista a Rusia. La supuesta intromisión del gobierno de Vladimir Putin en procesos electorales no es nueva, se dice que hackers rusos han intervenido en las elecciones de Francia, en la votación del Brexit, en el referéndum italiano, en Alemania, Ucrania, Austria, Francia, los Países Bajos en Cataluña y hasta en las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Se ha dicho que el gobierno ruso utiliza dos “armas no convencionales” o mecanismos para interferir en el extranjero, una estrategia cibernética y la propaganda. Un elemento esencial de la red de propaganda rusa en el extranjero es el canal de televisión Russia Today (RT); en México se ha señalado que el INE detectó recientemente que desde computadoras en San Petersburgo se realiza el mayor número de accesos al sitio www.votoextranjero.mx (un portal de internet desde el cual será posible votar en la elección presidencial desde fuera de México) y, en paralelo, el portal Russia Today –con muy fuerte presencia en redes sociales– continúa su labor de propaganda.

Un grupo de senadores estadounidenses al secretario de Estado, Rex Tillerson proteger a las elecciones presidenciales en México, así como en el resto de América Latina, de una posible injerencia rusa.  Los senadores alegaron que Rusia está usando “tecnología sofisticada” para influir en los comicios de julio, y pidieron la ayuda de la organización USAID para salvaguardar sus elecciones.

Meses antes, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Herbert Raymond McMaster, habló durante una conferencia de la Fundación Jamestown, sobre “señales iniciales” de una supuesta injerencia rusa en las elecciones mexicanas.

“Con Rusia estamos preocupados, cada vez más preocupados, con estas campañas sofisticadas de subversión y desinformación y propaganda, y con el uso de herramientas cibernéticas para hacer eso. Como han visto, este es un esfuerzo realmente sofisticado para polarizar las sociedades democráticas y enfrentar a las comunidades dentro de esas sociedades, crear crisis de confianza.

Y de hecho, ya se han visto señales iniciales en la campaña presidencial mexicana”, dijo McMaster, según un clip de su discurso pronunciado en diciembre y obtenido por José Díaz Briseño, corresponsal del diario Reforma en los Estados Unidos.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Riabkov, aseguró en respuesta que su país no interfiere en las elecciones ni de México ni de ningún país. “Nunca hemos planeado y nunca nos entrometemos en un proceso electoral en el país que sea”, afirmó.

Andrés Manuel López Obrador podría estar recibiendo apoyo del gobierno ruso para ganar las elecciones presidenciales de julio próximo, dice un artículo publicado en el diario norteamericano  The Washington Post y firmado por Frida Ghitis.

El artículo llamado “Un candidato presidencial mexicano está obteniendo un impulso inesperado de Trump – y de Putin”, indica que desde hace meses la cadena de televisión no oficial del Kremlin, RT, disponible en México, comenzó a dar gran cobertura al principal portavoz en inglés de López Obrador, John Ackerman.

Las elecciones presidenciales han captado las miradas los hackers rusos, señaló el maestro en derecho Javier Tejado Dondé en su columna del pasado 24 de octubre de 2017 en el periódico El Universal.

Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, recomendó el viernes a México estar alerta ante una eventual injerencia de Rusia en el proceso electoral en curso.

Sabemos que Rusia tiene tentáculos en diferentes elecciones en el mundo. Lo hemos escuchado de colegas europeos y mi asesoría es que presten atención a lo que está sucediendo, subrayó tras la reunión de cancilleres de América del Norte efectuada en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y un encuentro bilateral que tuvo con el canciller Luis Videgaray.

No es esta la primera vez que un funcionario estadounidense habla sobre la eventual intervención del país euroasiático en los comicios mexicanos. El asesor de seguridad nacional, Herbert McMaster, señaló hace unos meses que Rusia hace esfuerzos para influir en el proceso electoral a partir de la polarización de la población. También senadores pidieron a Tillerson que protegiera a México de la posible injerencia rusa y ofreciera ayuda para evitarlo. Según los estadunidenses, los rusos poseen sofisticada tecnología para influir en las elecciones, como se presume lo hicieron en el país vecino.

Sobre el tema, el secretario de Gobernación (Segob) Alfonso Navarrete Prida reveló que el gobierno mexicano “sí tiene indicios de injerecia extranjera en el proceso electoral.” Navarrete Prida sin embargo, no fue específico sobre que país o entidad extranjera interviene o trata de influir en el proceso.

El titular de la política interior del país señaló también que “Tillerson debe entregar pruebas de lo que dice.” En entrevista con Joaquín López Dóriga, el funcionario federal expresó además que la autoridad debe probar lo que dice y subrayó “aquí la autoridad tiene que ser muy cuidadosa.” Si dice algo, “lo tiene que probar.”

Ante esto, el asegurar de una posible intervención extranjera en el proceso electoral basadas en una supuesta manipulación cibernética parece más especulación que certeza pues, contrario a lo que sucede en otros países, el voto en México no es electrónico y en cuanto a la posibilidad de que la propaganda influya sobre la decisión de los votantes habría que ver los níveles de audiencia de RT en la televisión restringida o la penetración que tenga en las llamadas redes sociales en un país en el que interesan más los resultados del beisbol, el fútbol o el Privilegio de Mandar. (CFO/El Diario de Navojoa).