Reporte de TI llamada de atención que hay que ver con seriedad

Luego de que se revelara que México es el país en el que más sobornos se pagan, el presidente de la Cámara de Diputados dijo que en este tipo de fenómenos influye la impunidad, porque “los ciudadanos ven como un gran estímulo, una gran llamada de atracción, ver que si las malas conductas no son castigadas, entonces el que está equivocado es el que tiene buenas conductas”.

Ciudad de México (El Diario de Navojoa).- El reporte de Transparencia Internacional (TI) sobre los sobornos que los mexicanos pagan para poder acceder a servicios públicos es una llamada de atención para los sectores público y privado y se debe combatir con educación, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín.

“Es un asunto en el que tenemos que comprometernos las dos partes, el sector público y el privado, pero el punto de partida es la educación”, con la participación de profesores y padres de familia, indicó en declaraciones a la prensa.

De acuerdo con el reporte de Transparencia Internacional, que se difundió el lunes, México es el país de América Latina en donde más sobornos se pagaron para poder acceder a servicios públicos.

“Es una llamada de atención para una tarea que se tiene que seguir realizando, principalmente desde la educación cívica”, señaló el diputado presidente.

Recordó que “se ha hablado muchas veces del planteamiento de retomar estos temas de civismo en las currículas escolares” y agregó que “quizá tendríamos que verlo con más seriedad”.

También señaló que en este tipo de fenómenos influye la impunidad, porque “los ciudadanos ven como un gran estímulo, una gran llamada de atracción, ver que si las malas conductas no son castigadas, entonces el que está equivocado es el que tiene buenas conductas”.

Ramírez Marín resaltó “el viejo refrán de nuestras abuelas: las palabras son importantes, pero los ejemplos son los que convencen”.

Sostuvo que no se deben cuestionar este tipo de reportes, “lo que nos debe interesar es seguir trabajando sobre este tema, que no es solamente administrativo y legal, sino que (su combate) se tiene que convertir en una forma de vida, en una actitud frente a cualquier acto público y privado”.