¿Quién mueve a Aurelio Nuño? La rebelión en el PRI

En un escenario de desconcierto en el PRI, de caos, crecen con insistencia los reclamos para designar a un candidato presidencial a un sustituto. Los reflectores apuntan hacia el ex titular de la SEP y coordinador de la precampaña, Aurelio Nuño Mayer.

116

Navojoa, Sonora (El Diario de Navojoa).- A más de un mes del inicio de las precampañas, el aspirante presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña ha tenido resultados que resultan inesperados para quien pondera su imagen apartidista; la estrategia de arropar a un no militante simplemente parece hundirse y a la vez, generar un gran rechazo de los priistas.

Y la molestia de los tricolores va más allá de la etiqueta de candidato ciudadano, el coraje está en las decisiones para definir las candidaturas al senado y a las diputaciones federales. Se dice que Meade, es más que un cero a la izquierda en las designaciones y todo se remite a la Comisión de Procesos Internos cuando se trata de imponer aspirantes.

En Sonora,Sinaloa,Baja California,Oaxaca o Durango, las expresiones de rechazo y las renuncias a la militancia se multiplican. Antes, el Revolucionario Institucional, el candidato presidencial participaba en la toma de decisiones, revisaba las listas, palomeaba e impulsaba hoy, según las especulaciones de analistas, los nombres son aprobados por Enrique Ochoa Reza,Aurelio Nuño o, en otras versiones, se dice que Luis Videgaray es el responsable de las designaciones.

Pero, lejos de la especulación, hay una realidad indiscutible, Pepe Meade, no conecta, se hunde y a pesar de que las encuestas no son del todo confiables, la contundencia de las cifras o la frialdad de los números, indican que la estrategia no funciona.

Es cierto, la encuesta de Buendía & Laredo publicada por el diario El Universal refleja una ventaja de 2 a 1 de Andrés Manuel López Obrador sobre el arropado por la coalición Todos Por México; la medición del rotativo capitalino fue cuestionada por el mando priista que de plano la desestimó sin embargo, hay otra encuesta que refleja, aunque con otras cifras, que Meade se precipita y desploma.

El diario financiero El Economista publicó el pasado viernes 26 un sondeo realizado por Consulta Mitofsky, el panorama no cambia.

Según el estudio, divulgado por el periódico, a cinco meses de la elección para la Presidencia de la República, López Obrador, precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia, se mantiene a la cabeza en la preferencia electoral con 23.6 por ciento; mientras que Ricardo Anaya, candidato de la alianza Por México al Frente, está en segundo lugar con el 20.4% de la predilección del potencial electorado; en tercer lugar con el 18.2% de la tendencia del voto ciudadano está ubicado José Antonio Meade.

Sobre un entorno que parece repetir los escenarios de 2000 y 2006, las inconformidades de la militancia del tricolor son signos de una aguda crisis interna que hace brillar con intensidad las luces rojas.En ese escenario de desconcierto, de caos, crecen con insistencia los reclamos para designar a un sustituto.

Los reflectores apuntan hacia el ex titular de la SEP y coordinador de la precampaña, Aurelio Nuño Mayer.

El joven Nuño ha sido desde antes, uno de los favoritos en la carrera por la candidatura presidencial del PRI, identificado como cercano al ex presidente de la república, Carlos Salinas de Gortari, Nuño Mayer es, entre los eventuales sustitutos, el que más se menciona y por ello, se aducen señalamientos como el ser responsable del pobre resultado obtenido por Pepe Meade, hay quienes consideran, que esa es la verdadera estrategia, generar una purga que sin que parezca, renueve al PRI, hacerlo más cargado a la derecha, más neoliberal, subrayan, aunque se pierda la elección presidencial, especulan algunos.

Sobre la eventual existencia de una rebelión interna, solo queda una interrogante, ¿quién mueve y promueve a Nuño? Es desde allí adentro, deducen algunos; es de más arriba, argumentan otros.