Propone Anabel Acosta dar autonomía financiera a los ayuntamientos

La senadora por Sonora, señaló que sin autonomía financiera no se puede comprender ni la autonomía política, ni la autonomía administrativa, si el municipio no cuenta con plena libertad de decidir el origen y destino de sus recursos económicos.

Ciudad de México (El Diario de Navojoa).-La calidad del desempeño y gestión de los gobiernos municipales y su impacto en el bienestar de su ciudadanía, se encuentra en función de la autonomía financiera, determinó la senadora Anabel Acosta Islas, del Grupo Parlamentario del PRI.

Dijo que pese a que se han fortalecido las atribuciones de los municipios, la autonomía para administrar su hacienda aún es un aspecto neurálgico e insuficiente para cubrir la mayor presión sobre el gasto corriente, sobre todo para subvenir a las necesidades ciudadanas.

Comentó que se requiere redistribuir las principales fuentes de ingresos de los estados y municipios, así como establecer mecanismos de coordinación y procedimientos de participación en la recaudación federal mucho más precisos.

Sostuvo que las estadísticas disponibles sobre los ingresos totales de los municipios, revelan una caída de la relación ingresos propios/ingresos netos, durante el periodo 1994-2015, al pasar de 36.6 por ciento a 20.8 por ciento, respectivamente; y en 1996 alcanzó su nivel más bajo.

Los ingresos netos aumentaron de 17 mil 597.6 millones de pesos en 1997, a 384 mil 087 millones en 2015, mientras que los ingresos propios lo hicieron de 6 mil 445.8 a 79 mil 882 millones, en cada año, destacó ante el Pleno.

Dijo que pese al incremento nominal en los dos tipos de ingresos, actualmente sólo una quinta parte de los ingresos totales son generados al interior de los municipios, situación que pone en entredicho una efectiva autonomía en la administración de su hacienda.

Señaló que sin autonomía financiera no se puede comprender ni la autonomía política, ni la autonomía administrativa, si el municipio no cuenta con plena libertad de decidir el origen y destino de sus recursos económicos.

Presentó una iniciativa reformar el primer párrafo de la fracción IV y el quinto párrafo del inciso c) de la misma fracción, del artículo 115 de la Constitución, para determinar que los municipios contarán con plena autonomía para administrar su hacienda.

Sus recursos se formarán de los rendimientos de los bienes que les pertenezcan, así como de las contribuciones y otros ingresos que las legislaturas establezcan en su favor; y éstos deberán ser ejercidos en forma directa por los ayuntamientos, o bien, por quien ellos autoricen, conforme a la ley, bajo el principio de sostenibilidad financiera.