Profepa pide mayor vigilancia y control en ríos Lerma y Santiago

La cuenca Lerma-Chapala-Santiago cuenta con una extensión de 132 mil 476 kilómetros cuadrados y cubre parte de los estados de México, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, Durango, y Nayarit. Por su extensión, la población y actividad económica, es una de las más importantes de México.

Ciudad de México.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) emitió una recomendación a nueve entidades que interaccionan con los ríos Lerma y Santiago, para que ejerzan control y vigilancia de las descargas de aguas residuales a dichos cuerpos de agua.

En un comunicado, la dependencia detalló que la instrucción es para los estados de Aguascalientes, Durango, Guanajuato, Jalisco, México, Michoacán, Nayarit, Querétaro y Zacatecas, a los que conminó a actuar en estrecha coordinación con los diversos municipios ubicados por donde cruzan ambos ríos.

El objetivo es detectar todas las descargas de aguas residuales, ya sea de sistemas de drenaje y alcantarillado o industriales y, con ello, crear un inventario actualizado, para verificar si éstas se realizan previo tratamiento y cumplen con la legislación vigente.

La Profepa reveló que dicha acción cobra importancia toda vez que diversos estudios precisan que los recursos hídricos de la cuenca de los ríos Lerma y Santiago ya no pueden admitir una carga adicional de contaminantes.

Lo anterior, debido a que el proceso de asimilación, con el que se transforma la materia orgánica biodegradable a través de reacciones bioquímicas, ha sido rebasado, así como la autodepuración del cuerpo de agua en ambos afluentes que cruzan a lo largo de nueve estados y 155 municipios del país.

Al considerarse fuente importante de abastecimiento de agua para la región y usuarios de los diferentes sectores en esa cuenca, se hace urgente la inmediata intervención de todas las autoridades competentes para su protección.

Por ello, la Profepa recomendó a dichas entidades a instruir a quien corresponda, para dar mantenimiento y operar en óptimas condiciones de funcionalidad las plantas tratadoras con las que cuenten y en caso de no tenerlas, se realice a la brevedad la construcción de las mismas.

El propósito, advirtió, es garantizar a la población asentada a lo largo de ambos afluentes que las aguas descargadas en la cuenca de los ríos Lerma y Santiago, se apeguen a los marcos ambientales dispuestos en la ley y no dañen nuevamente el recurso.

Igualmente, recomendó que, de manera coordinada, autoridades estatales realicen con los municipios involucrados las acciones necesarias para mejorar los ecosistemas que se desarrollan en la cuenca de los ríos Lerma y Santiago.

La cuenca Lerma-Chapala-Santiago cuenta con una extensión de 132 mil 476 kilómetros cuadrados y cubre parte de los estados de México, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, Durango, y Nayarit. Por su extensión, la población y actividad económica, es una de las más importantes de México.(Con información de NOTIMEX)