Osorio Chong, el candidato fuerte pero más débil

Se insiste en que José Antonio Meade Kuribreña es el favorito de Peña Nieto, algunas voces señalan que el todavía titular de la SHCP será el ungido. Empero, las condiciones en el interior del PRI no son lo suficientemente tranquilas para que hoy como ayer, la decisión unilateral se tome sin protestas

Sin Factura
Escribe: Claudio F. Orenday

Luego de que el PRI a través del Consejo Político Nacional decidiera el método de selección de candidatos para los comicios federales de 2018, el panorama para muchos, se aclara para que el todavía titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña se convierta en el abanderado presidencial del Revolucionario Institucional. Sin militancia en el tricolor, identificado como panista, Meade dicen, es el candidato del todavía inquilino de Los Pinos, el mexiquense, Enrique Peña Nieto. Otros, aseguran que el titular de la SHCP, está en ese lugar de privilegio gracias al padrinazgo del canciller, Luis Videgaray Caso.

Algunos más, anuncian que el nominado será Aurelio Nuño Mayer a quien colocan la etiqueta de discípulo y protegido del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Sobre el escenario del enredo, voces y plumas descartan al Secretario de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong y lo dejan fuera de toda posibilidad.

Arrancaría Osorio Chong en segundo lugar
De acuerdo con algunas encuestas, el también ex gobernador de Hidalgo es marcado como favorito por casi el 30 por ciento de los mexicanos, esas mismas mediciones revelan que Osorio Chong encabeza las preferencias de poco más del 47 por ciento de la militancia del PRI; en un eventual escenario en el que el todavía titular de Segob, arrancaría la precampaña en segundo lugar ocho puntos por debajo del tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador y cinco puntos por encima del candidato del Frente PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya

Para ciertos opinadores, Osorio Chong es débil por el repunte de la violencia y porque, según algunas versiones, el gobierno de Donald Trump lo responsabiliza por la grave inseguridad que se vive en el país, es decir, se afirma que con el veto de Estados Unidos, el nacido en Pachuca, ha sido descartado .

Sin embargo, en estos tiempos, las cifras, la frialdad de los números y su contundencia indican que la decisión no puede darse fácilmente o por el arrebato.

De acuerdo con algunas encuestas, el también ex gobernador de Hidalgo es marcado como favorito por casi el 30 por ciento de los mexicanos, esas mismas mediciones revelan que Osorio Chong encabeza las preferencias de poco más del 47 por ciento de la militancia del PRI; en un eventual escenario en el que el todavía titular de Segob, arrancaría la precampaña en segundo lugar ocho puntos por debajo del tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador y cinco puntos por encima del candidato del Frente PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, números que se resaltan por ejemplo, en la encuesta de El Financiero y que en otros tiempos, no dejarían espacios para la duda.

Sin embargo, a pesar de la fortaleza, de las cifras, a Osorio lo descartan pero, el escenario electoral del próximo año, es atípico, no solamente por la participación del Santón de Macuspana a quien mediáticamente se le ha colocado como el rival a vencer. Es cierto, López Obrador es un individuo con un enorme capital político-electoral pero, la intolerancia y el autoritarismo que lo caracterizan y definen, hacen que su partido Morena no pase más allá del proyecto de un solo hombre que solamente ambiciona llegar al poder y lo más grave, ha quedado en evidencia que Morena como AMLO abandonan a su suerte a quien no gana o que se atreve a criticar o disentir con el Santón; así se puede constatar con lo sucedido recientemente en las elecciones realizadas en el Estado de México, López Obrador, se olvidó de Delfina Gómez, ya no habló de fraudes, trampas o cuchupos,se probó públicamente que se le puede derrotar, haiga sido como haiga sido, se escucha el delirio dipsómano.

El entorno se anuncia difícil y envuelto por negros nubarrones, la posibilidad de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sea cancelado añade un ingrediente más y que obliga a una decisión acertada en la nominación del adversario de López Obrador.

Se insiste en que José Antonio Meade Kuribreña es el favorito de Peña Nieto, algunas voces señalan que el todavía titular de la SHCP será el ungido. Empero, las condiciones en el interior del PRI no son lo suficientemente tranquilas para que hoy como ayer, la decisión unilateral se tome sin protestas, así como hay señales y signos que justifican a muchos opinadores que ponderan las cualidades de Meade, también hay voces que anuncian el éxodo ante el desencanto y la rebeldía ante la eventual unción de un personaje que es identificado como representante de la derecha más conservadora.

Definitivamente, Osorio Chong sería el candidato más fuerte sin embargo, paradójicamente sería más débil, pues no es secreto que es mal visto por las élites de México y Estados Unidos. Dicen que el hidalguense es un hombre institucional, respetuoso y el más priista incluido en la terna de cuatro; Osorio es como un jugador de futbol americano,un running back que a pesar de los golpes o las tackleadas no se detiene hasta llegar a la meta, aguanta, se cae y se levanta a pesar de los magullones y las heridas.

No falta mucho, se dice que el nominado será presentado entre el final de noviembre o el 14 de diciembre, sabremos entonces si Peña Nieto jode a México y al PRI.