Nueva Alianza retira su intención de incorporarse al Frente Ciudadano

Nueva Alianza puede entender la falta de acuerdos en el seno del Frente e incluso comprender sus resistencias a aceptar nuestras propuestas en materia de elección abierta de candidatos, mecanismos de diálogo público y discusión a fondo de un proyecto de Nación. Sin embargo, Nueva Alianza no puede ser rehén de los tiempos ni de los cálculos políticos de los dirigentes de otros partidos, externó el dirigente nacional, Luis Castro Obregón.

Ciudad de México.- Nueva Alianza informó que retira de manera formal, pública y transparente, su intención de incorporarse al Frente Ciudadano por México (FCM), en la elección presidencial de 2018.

En una carta abierta, el dirigente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, subrayó que al interior del Frente existen dudas, resistencias o desacuerdos con los planteamientos de ese instituto político.

Detalló que desde los primeros pasos para la formación de un frente amplio, fueron convocados al diálogo y recibieron una invitación por parte de la dirigente del PRD, Alejandra Barrales, para incorporarse al proceso de construcción del FCM.

En ese sentido, propusieron al Frente impulsar los mecanismos más abiertos e incluyentes, por lo que el método de elección de candidatos, debería basarse en debates públicos entre los aspirantes registrados.

Además de una consulta abierta, directa y democrática a la ciudadanía y con la garantía de que cada partido podrá inscribir aspirantes y en especial, que se podrá registrar candidaturas ciudadanas.

Dijo que han pasado más de 50 días sin que Nueva Alianza reciba una respuesta formal por parte del FCM y si bien es cierto que hubo encuentros informales y particulares con los dirigentes del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, “no suplen una respuesta formal”.

“Precisamente, uno de nuestros planteamientos fue construir un modelo o marco de diálogo formal, público y transparente, para que las negociaciones y los acuerdos fueran claros, objetivo y visibles a la ciudadanía y a la opinión pública”, enfatizó Castro Obregón.

En ese sentido, subrayó que “esa manifiesta falta de respuesta formal es evidencia de que al interior del Frente existen dudas, resistencias o desacuerdos con nuestros planteamientos”.

En su opinión, “lo lógico y esperable hubiera sido que las expresaran y mejor aún, que se hubiera establecido un mecanismo de diálogo o negociación para discutirlas”.

Lo que no es aceptable, dijo, es que el Frente posponga indefinidamente una respuesta, mientras sigue tomando decisiones por su cuenta y sin la participación de un partido al que ellos mismos convocaron a incorporarse.

Reiteró en ese sentido que fueron los partidos del Frente quienes originalmente convocaron a Nueva Alianza, “recibieron una respuesta formal y puntual de nuestra parte y son ellos mismos los que por cualquier cálculo o razón, han obstruido nuestra incorporación”.

Dijo que Nueva Alianza puede entender la falta de acuerdos en el seno del Frente e incluso comprender sus resistencias a aceptar nuestras propuestas en materia de elección abierta de candidatos, mecanismos de diálogo público y discusión a fondo de un proyecto de Nación.

Sin embargo, Nueva Alianza no puede ser rehén de los tiempos ni de los cálculos políticos de los dirigentes de otros partidos, externó Castro Obregón.

Puntualizó que las decisiones que está tomando el Frente deberían formularse desde un diálogo previo, constructivo y democrático, precisamente para construir una visión compartida, en lugar de poner sobre la mesa, decisiones y hechos consumados que buscan obligar a otras fuerzas políticas a sumarse de manera subordinada o a excluirse de dicho Frente.(Con información de NOTIMEX)