Navojoa, el nepotismo y los apóstoles del camino correcto

Se ha dicho y se repite que se camina sobre el camino correcto sin embargo, hay puntos oscuros que hacen suponer actos de corrupción de tal nivel que, comparativamente, el primer gobierno panista se pudiera equiparar con los excesos que presuntamente se cometieron durante el sexenio de Guillermo Padrés Elías...

Sin Factura
Escribe: Claudio F. Orenday

El nepotismo tiene una historia que acompaña a los gobernantes desde hace siglos, podría decirse que su arraigo es milenario. Se cree que el concepto viene del griego antiguo, nepos (traducido al español como “sobrino”) o del emperador de origen romano Julio Nepote. Durante la época romana, de hecho, hubo un caso muy famoso de nepotismo, cuando Pompeyo otorgó importantes responsabilidades a su yerno Metelo Escipión (de nula capacidad en el ámbito militar) y fue denunciado por Marco Antonio ante el Senado.

Silva Vela el apóstol del camino correcto
Como nunca en Navojoa, los señalamientos de excesos y abusos del gobierno municipal rebasan los límites del llamado Estado de Derecho. El gobierno del panista Raúl Augusto Silva Vela es un inocultable festín de nepotismo, ante los señalamientos, el todavía primer edil se martiriza y asegura que las denuncias ciudadanas son asunto político alentadas por quienes buscan frenar su carrera política.

A lo largo de la Historia se han dado muchos casos de nepotismo. Entre los mismos destacaría, por ejemplo, Pisístrato que gobernó Atenas a lo largo del siglo VI a.C y lo hizo mediante una tiranía. El hecho de que tuviera auténtico temor a que se urdieran tramas y planes para acabar con su mandato y su poder hizo que tomara la determinación de ofrecer los máximos cargos políticos a miembros de su familia y a amigos en los que tenía absoluta confianza.

Ya mucho más cerca en el tiempo tuvo lugar un caso de nepotismo muy sonado y fue el que llevó a cabo Napoleón Bonaparte. Así, este líder francés lo que hizo fue apostar por su familia para darle determinados puestos de responsabilidad e importancia. El más conocido de todos ellos fue el que le otorgó a su hermano José Bonaparte, más conocido por Pepe Botella por su afición al alcohol, al que encumbró como rey de España. En México, uno de los más conocidos fue el del ex presidente de la república, José López Portillo quien con osadía expresó en más de una ocasión al hablar de su hijo mayor como “el orgullo de su nepotismo

En Navojoa, guardadas todas las proporciones, el gobierno municipal que todavía encabeza el panista Raúl Augusto Silva Vela, el nepotismo es la constante.

El primer ayuntamiento del PAN es un festín de nepotismo, cuñados, compadres y amigos, ocupan los cargos más importantes del gobierno municipal.

Los puestos claves en la administración local son ocupados por familiares en todos los grados de parentesco.

Sin duda, uno de los casos más escandalosos ha sido el del cuñado, Martín Ruy Sánchez, alias El Chury, quien hasta hace poco ocupaba la secretaría del ayuntamiento. El pariente político del alcalde de la también llamada Perla del Mayo se desempeña como dirigente municipal del PAN y se dice que es aspirante a la alcaldía.

Navojoa, el nepotismo y los apóstoles del camino correcto
Navojoa, padece los excesos de quienes se autoproclaman como probos, que se dicen inocentes y pregonan como si fueran apóstoles, la fe del engaño y la burla de la ciudadanía.

De alias El Chury, se dicen muchas cosas y se le acusa de todo y se asegura que ejerce un gobierno paralelo pues muchos de quienes abultan la nómina forman parte de su grupo.

Sin embargo, allí no paran las cosas, en la tesorería, a cargo de la comadre de Silva Vela, María Teresita Yescas Enriquez, la presunta corrupción llega a tal grado que se ha hecho público que su yerno, Marco Alesio Gracia es el responsable de las compras del gobierno local, es decir, es él el que determina a quien se le compra y a quien no.

Pero las denuncias ciudadanas no paran allí, en las paramunicipales DIF y OOMAPASN, el nepotismo y los compadrazgos se repiten.

En el organismo municipal de gestión de agua potable,se encuentra Ramón Ruy Sánchez, tanmbién cuñado del primer edil navojoense sin embargo, el descaro va más allá pues aparece como proveedora la empresa Siverama, SA de CV, propiedad del presidente municipal y de su hermano Manuel Silva Vela, conocido como alias El Yoyomo.

En OOMAPASN, a cargo de otro compadre, el veterinario, Roberto Rodríguez, también aparecen como proveedores, personajes vinculados con Silva Vela y su caterva de parientes.

Luego de dos años del primer gobierno panista en Navojoa, la realidad está muy lejos de las promesas de campaña del todavía presidente municipal, Raúl Augusto Silva Vela. Se ha dicho y se repite que se camina sobre el camino correcto sin embargo, hay puntos oscuros que hacen suponer actos de corrupción de tal nivel que, comparativamente, el primer gobierno panista se pudiera equiparar con los excesos que presuntamente se cometieron durante el sexenio de Guillermo Padrés Elías.

Resulta inconcebible que, en el marco de la supuesta cruzada en contra de la corrupción impulsada por la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano sigan saltando a la arena pública las sospechas y la duda pero, ¿qué se puede decir ante la apabullante realidad en la que los mismos señalamientos también se hacen en contra del gobierno estatal o del poder judicial?

Ciertamente, Navojoa, padece los excesos de quienes se autoproclaman como probos, que se dicen inocentes y pregonan como si fueran apóstoles, la fe del engaño y la burla de la ciudadanía.

Definitivamente, el descaro y la soberbia han rebasado los límites y una cosa es cierta, Navojoa si marcha sobre el camino correcto pero rumbo al caos, poniendo en evidencia que aquí como allá, hay una ausencia de autoridad, tan contundente, que a pesar de haber nombres y apellidos, cifras y datos que en cualquier otra parte, bastarían para actuar, aquí no pasa nada porque valen más los acuerdos políticos que la Ley y esos entuertos son más valiosos y pesan más que el interés común, los ciudadanos son simples votos y no voz.