Miles exigen a Robert Mugabe renunciar a la presidencia de Zimbabwe

"Toda la nación está celebrando hoy. Finalmente nos estamos deshaciendo del anciano", señaló un residente de Harare durante el mitín, que contó con el respaldo del alto mando militar. Mugabe ha rechazado las demandas de abandonar el cargo, lo que provocó que altos funcionarios del partido gobernante pidieran su expulsión de la organización, junto con su esposa, Grace, que era secretaria de la liga femenina, según medios estatales.

Harare, Zimbabwe.- La presión sobre Robert Mugabe para que renuncie como presidente de Zimbabwe es cada vez mayor, ya que los esfuerzos para obligar al veterano líder a dejar el poder, tras casi cuatro décadas en el cargo, han ganado fuerza en el país africano.

Los zimbabuenses salieron a las calles de Harare este sábado para exigir la renuncia de Mugabe cuatro días después de que las fuerzas armadas tomaron el control de la nación, ubicada en el sur de África.

Los militares intervinieron edificios oficiales, medios de comunicacion y sedes de gobierno el pasado miércoles, desencadenando una serie de eventos que hundió a la nación en la incertidumbre política, luego que Mugabe se resiste a dejar el poder.

En el mitín en la capital zimbabuense los manifestantes portaban carteles en los cuales se leía “Gracias ZDF”, una referencia a las fuerzas de defensa de la nación africana detrás de la intervención militar.

“Esto es lo que queremos para Zimbabwe: ¡Mugabe afuera!”, se leía en otro letrero mientras los manifestantes con el puño en alto pedían la salida de Mugabe, quien estaría negociando con los militares una salida pacífica a la crisis.

Otros llevaban ropas cubiertas con banderas de Zimbabwe, mientras que otros cantaban y bailaban en las calles.

“Toda la nación está celebrando hoy. Finalmente nos estamos deshaciendo del anciano”, señaló un residente de Harare durante el mitín, que contó con el respaldo del alto mando militar.

Mugabe ha rechazado las demandas de abandonar el cargo, lo que provocó que altos funcionarios del partido gobernante pidieran su expulsión de la organización, junto con su esposa, Grace, que era secretaria de la liga femenina, según medios estatales.

Mientras quedan preguntas sobre quién está a cargo de la nación, Mugabe salió del arresto domiciliario el viernes para asistir a una ceremonia de graduación universitaria en la capital, Harare.

Las ramas regionales del gobernante partido Zanu-PF, así como los veteranos de guerra, que hasta el año pasado fueron leales al presidente, también están diciendo que Mugabe debería renunciar.

El mandatario despidió al vicepresidente Emmerson Mnangagwa la semana pasada, al parecer para allanar el camino a su esposa Grace Mugabe, quien es cuatro décadas más joven que él, para tomar la presidencia en su lugar.

El ejército ha aprovechado la manifestación para defender la solidez de sus últimos movimientos y pedir “paciencia” a los ciudadanos zimbabuenses, que de momento se han mantenido a la expectativa.

El veterano líder de 93 años llegó ayer a la Universidad Abierta de Zimbabwe, acompañado por su equipo de seguridad, en su primera aparición pública desde que fue detenido el miércoles por el ejército.

Sin embargo, detrás de esta escena, Mugabe ha rechazado un acuerdo para ser reemplazado por un líder interino, argumentando que habría una crisis constitucional si se fuera antes de que expirara su mandato, según una fuente del gobierno.

Frustrado con su resistencia, el alto mando de las fuerzas de defensa le advirtió al mandatario que tenía hasta el viernes para cambiar su postura, de lo contrario “lo haremos de la manera difícil”, señaló otra fuente.(Con información de NOTIMEX)