La muy francesa estrategia electoral de Enrique Peña Nieto

Durante el lunes, una encuesta publicada por el diario El Universal causó revuelo, el sondeo que ubica al abanderado del tricolor en el tercer lugar de las preferencias electorales, provocó que la presidenta nacional de Morena, Yeidkol Polevnsky saliera a desacreditar los números que colocan a Ricardo Anaya Cortés en el segundo lugar de las preferencias, con ello resulta que el más competitivo frente al populismo de López Obrador, es el abanderado de la coalición Por México al Frente

66

Navojoa,Sonora (El Diario de Navojoa).- En el último año del gobierno de Vicente Fox, la desaparecida Agencia Federal de Investigación (AFI) detuvo a una supuesta banda de presuntos secuestradores, entre ellos, a una ciudadana francesa, el operativo, transmitido en vivo por televisión, resultó después un montaje. La detención y proceso penal en contra de Florence Cassez provocó una casi ruptura entre México y Francia.

Hoy, a casi seis años de la llegada a Los Pinos, se entiende el impulso a las relaciones con la república francesa. En octubre de 2012, el tema de Florence Cassez, acusada y procesada por el delito de secuestro y delincuencia organizada. Había llegado en 2003 como turista pero dos años después se quedó a vivir definitivamente cuando empezó a trabajar para un grupo hotelero y comenzó una relación sentimental con Israel Vallarta, integrante de una banda de secuestradores.

El tema de Cassez y la relación con Francia fue prioritario durante las primeras semanas del gobierno de Enrique Peña Nieto, el enfriamiento de las relaciones con la república francesa desapareció luego de que en enero de 2013, la SCJN dictó la liberación inmediata de Cassez. La ministra Olga Sánchez Cordero fue la encargada de presentar el proyecto que contemplaba desechar las pruebas viciadas y reiniciar el proceso.

Durante la discusión, Sánchez Cordero decidió dejar su proyecto y retomar el elaborado por el ministro Arturo Zaldívar en marzo de 2012, el cual otorgaba el amparo que promovió la defensa de la francesa y que le concedía la libertad inmediata. Con tres votos a favor del proyecto y dos en contra, el máximo tribunal del país determinó la liberación de Cassez bajo el argumento de violación al debido proceso.

Al paso del tiempo, no hubo más rectificaciones sobre los hechos, solo pareció interesar la francesa, nunca se fue más allá, no se sabe si los otros implicados en el montaje de Genaro García Luna eran inocentes o culpables, cosas del contradictorio sistema jurídico mexicano. Lo que si quedó claro es que para Peña Nieto, lo francés y la política de Francois Hollande eran determinantes, tanto, que su imagen y su expresión corporal se parecen mucho a la del ex mandatario francés.

El 14 de mayo de 2017, Emmanuel Macron se convirtió en presidente de Francia luego de ganar las elecciones sin ser militante de algún partido político. Ex ministro de finanzas en el gabinete del socialista Francois Hollande, el candidato ciudadano, se dice, fue impulsado por el propio ex presidente Hollande para detener el avance del populismo de la ultraderechista Marine Le Pen.

La referencia viene al caso pues existen similitudes con lo que sucede en el actual proceso electoral federal, que guardadas todas las proporciones, se parece a la decisión tomada por Enrique Peña Nieto al designar como aspirante a la presidencia de la república a su secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña.

Busca Peña Nieto replicar el modelo Hollande para ganar elección
Francia no es México y la forma de ser y de pensar de los mexicanos dista mucho del de los galos. Allá, Macron, compitió sin partido, como un ciudadano, aquí Meade busca llegar a Los Pinos arropado por una coalición formada por tres partidos políticos que arrastran los bajos índices de aprobación del todavía presidente de la república. A pesar de ello, parece que replicar el modelo francés se ha convertido en una obsesión presidencial hasta la expresión corporal de Peña se parece a la de Hollande.

Pero, Francia no es México y la forma de ser y de pensar de los mexicanos dista mucho del de los galos. Allá, Macron, compitió sin partido, como ciudadano, aquí Meade busca llegar a Los Pinos arropado por una coalición formada por tres partidos políticos que arrastran los bajos índices de aprobación del todavía presidente de la república.

La candidatura de Meade resulta contradictoria, es un contrasentido que implica, por un lado, el querer que la sociedad lo perciba como un candidato ciudadano, mientras que por otro les pide a los priistas: “Háganme suyo”. Definitivamente, la eventual candidatura presidencial de Meade, parece ser una simulación; se perciben indicios que apuntan hacia otro lado, parece que al PRI, el que está en Los Pinos no le interesa seguir allí y que la muy francesa estrategia no pasa más allá de la simulación.

Durante el lunes, una encuesta publicada por el diario El Universal causó revuelo, el sondeo que ubica al abanderado del tricolor en el tercer lugar de las preferencias electorales, provocó que la presidenta nacional de Morena, Yeidkol Polevnsky saliera a desacreditar los números que colocan a Ricardo Anaya Cortés en el segundo lugar de las preferencias, con ello resulta que el más competitivo frente al populismo de López Obrador, es el abanderado de la coalición Por México al Frente, integrada por el PAN,PRD y Movimiento Ciudadano.

Ciertamente, en política todo se vale, pero pretender replicar el modelo Hollande no es garantía, Francia no es México y aquí, la simulación es una práctica usual y permanente. En este país, la política no es lo que parece y mucho menos parece lo que es.

Las luces rojas brillan con intensidad, si la estrategia era detener el populismo de López Obrador, hay señales de que muy probablemente se equivocó de hombre,de discurso y estrategia, porque los mexicanos y en especial los priistas no piensan igual que los franceses; hay un dato más, Macron aparecía en los sondeos con más del 50 por ciento de las preferencias, el ausentismo en las urnas siempre se estimaba en no más del 25 por ciento, si bien es cierto las encuestas no necesariamente son confiables, en México, Meade no repunta, sigue cayendo.(CFO/El Diario de Navojoa).