Industria automotriz, sin riesgos adicionales por efecto Trump

Ciudad de México.- A pesar del panorama político actual no se esperan riesgos adicionales importantes para la industria automotriz derivados del efecto Trump, aunque el peligro sigue latente se estima que los cambios vendrán por una disminución de la demanda de automóviles, pero como una tendencia mundial.

De acuerdo con Mauricio Brizuela, socio director de Salles Sainz Grant Thornton, en el sector existe otro factor importante, que es la disminución de la demanda de automóviles como consecuencia del fenómeno Uber y servicios similares, así como cambios en el sector de transportes respecto a la adquisición de autos.

“Los datos de los últimos tres meses muestran un sector automotriz mexicano fortalecido, consecuencia de la ejecución de un plan a largo plazo diseñado por las armadoras con anticipación. La fortaleza de la industria automotriz en México no se puede cambiar con una retórica partidista”, explicó.

En ese sentido, el consultor aseguró en un comunicado que la presión en torno al efecto de la retórica sobre el mandatario estadounidense, Donald Trump, y que las empresas armadoras han dejado de ser influenciadas por la presión fiscal que presuntamente busca imponer, están disminuyendo.

“Es evidente que el efecto Trump, aterrizado en presiones fiscales y desventajas comerciales, era muy peligroso al inicio e inclusive tuvo efectos negativos para México. Sin embargo, era previsible para los principales actores de la industria, que lo que sugería Trump era poco viable porque implicaba transformar el papel de México en la producción de autos”, explicó.

Asimismo detalló que históricamente, la industria automotriz en México ha sido una excelente opción para las armadoras en el mundo, al demostrar capacidad de producción y mano de obra calificada que se distribuye de manera estratégica en plantas a lo largo de la frontera norte y El Bajío.

Además, de que este sector ha recibido una significativa inversión extranjera en el país desde hace varios años y de ella subyacen otras industrias que prestan servicios a las armadoras.

Por otro lado, el consultor subrayó que la industria automotriz en México registrará un crecimiento, con expectativas importantes, acompañadas de un posicionamiento mayor y utilidades “alentadoras” para las empresas de la industria.

Pero la tendencia en la adquisición de vehículos mostrará un cambio, que se verá condicionado como consecuencia del fenómeno Uber y servicios similares, así como cambios en el sector de transportes respecto a la adquisición de autos.(Con información de NOTIMEX)