IMSS exhorta a detectar y tratar de manera oportuna megarexia

Se trata de una situación que el afectado no percibe como una amenaza a su salud, por lo que continúa con una alimentación deficiente que deriva en una ganancia de peso corporal cada vez mayor, aunque sin complicaciones al principio.

Guadalajara, Jalisco.- El titular del Servicio de Endocrinología del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Miguel Escalante Pulido, exhortó a detectar a tiempo la megarexia.

Explicó que aunque es menos frecuente que la anorexia, la megarexia se refiere a un trastorno de origen psicológico que se caracteriza por una percepción distorsionada del cuerpo en relación a personas que padecen obesidad y sobrepeso.

Sin embargo, estas personas niegan su condición al considerar que se encuentran en un peso corporal no excesivo y que no amerita una intervención especializada y el cambio de hábitos en su alimentación.

“Estos pacientes, ellos se encuentran con un físico agradable, no se perciben con obesidad sino que inclusive, consideran que todavía no tienen un sobrepeso u obesidad tan importante como para dejar de comer como lo hacen”, afirmó el experto del Seguro Social.

Añadió que se trata de una situación que el afectado no percibe como una amenaza a su salud, por lo que continúa con una alimentación deficiente que deriva en una ganancia de peso corporal cada vez mayor, aunque sin complicaciones al principio.

Recalcó que comúnmente ocurre en personas en edades productivas y a pesar de que físicamente se ven obesos, no lo admiten, ellos se perciben incluso saludables.

“Ocurre en todas las edades pero hemos visto que alrededor de los 40 años de edad, es el punto donde más frecuentemente se presenta, debido a que son pacientes relativamente jóvenes, no tienen tantos síntomas y se consideran sanos”, detalló.

La instituciónm destacó que por lo regular son sus familiares quienes los motivan a buscar ayuda profesional o bien llegan a la Unidad Metabólica a su cargo, referidos de otras instancias médicas, como los Hospitales de Segundo Nivel del instituto.

No obstante, en ocasiones el paciente recibe atención especializada cuando lamentablemente ya tiene algún síntoma de alguna patología metabólica como hipercolesterolemia, diabetes, hipertensión o elevación de triglicéridos.

“Los familiares comentan que ya le habían dicho que buscara ayuda y que el paciente se negaba”, añadió.

Dijo que es frecuente que cuando el paciente recibe la ayuda hayan trascurrido uno o dos o más años, desde que empezó a acumular peso de manera excesiva, asociado a otros trastornos de la conducta alimentaria tales como los atracones, la bulimia y la ingesta alta de calorías por factores como la ansiedad y la depresión.

Añadió que alrededor del 60 por ciento de los pacientes atendidos en la Unidad Metabólica presentan megarexia, lo que los llevó a postergar su cambio de hábitos, el cual insistió debe ser permanente y de por vida, aún y cuando logran llegar a su peso ideal mediante tratamiento multidisciplinario.(Con información de NOTIMEX)