Harvey cierra de uno de los mayores oleoductos de Estados Unidos

El oleoducto, de unos ocho mil 900 kilómetros de extensión, tiene dos líneas principales que en forma conjunta transportan diariamente más de 100 millones de galones de gasolina, combustible para calefacción y combustible de aviación hasta el puerto de Nueva York.

Houston, Estados Unidos.- El oleoducto “Colonial Pipeline”, que transporta grandes cantidades de gasolina y otros combustibles entre Houston y la costa este de Estados Unidos, fue cerrado luego que el huracán Harvey provocó inundaciones en algunas de sus instalaciones y forzó a más de una decena de refinerías en la zona a dejar de operar.

Representantes de Colonial Pipeline informaron que sus instalaciones al oeste de la comunidad de Lake Charles, Louisiana, quedaron fuera de servicio debido a Harvey.

El oleoducto, de unos ocho mil 900 kilómetros de extensión, tiene dos líneas principales que en forma conjunta transportan diariamente más de 100 millones de galones de gasolina, combustible para calefacción y combustible de aviación hasta el puerto de Nueva York.

El oleoducto transporta principalmente diesel y combustibles de aviación, y dejó de funcionar la noche del miércoles, mientras la línea de gasolina, la cual ya está operando en forma limitada, será cerrada este jueves.

El cese de operaciones amenaza con provocar escases de combustible en amplias regiones del este de Estados Unidos.

La mitad de las 26 refinerías que abastecen al oleoducto de Colonial Pipeline se localizan entre Houston y Lake Charles, Louisiana.

“Una vez que Colonial sea capaz de asegurar que sus instalaciones sean seguras para operar y las refinerías en Lake Charles y los puntos al este tengan la capacidad de mover productos a Colonial, nuestro sistema reanudará sus operaciones”, informó la compañía en un comunicado.

En volumen, Colonial es el mayor operador de gasoductos del país, entregando cada día más de 100 millones de galones de productos refinados a los mercados entre Houston y Nueva York, sirviendo a más de 50 millones de personas.

Colonial, con sede en Georgia, fue obligada dos veces a cerrar partes de su tubería el año pasado debido a una fuga y un incendio en Alabama. Las suspensiones provocaron aumentos en los precios de la gasolina y una escasez aislada en todo el sureste del país.(Con información de NOTIMEX)