Expertos del IPICYT crean método que elimina moho gris en vegetales

Además de deteriorar la calidad de los productos, la enfermedad es un problema económico para los agricultores, pues tienen pérdidas significativas antes y después de la cosecha, así como en el almacenaje y distribución.

Ciudad de México.- Un grupo de expertos del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT) realizó un proyecto para eliminar el moho gris, que afecta al tomate, uva, fresa y otras especies vegetales, mediante el uso de nanotubos fotoactivos.

La infección de los vegetales se da en condiciones de humedad, en donde el hongo penetra a través de heridas o grietas en los frutos u hojas, explicó el doctor en ingeniería de los materiales y alta tecnología, Vicente Rodríguez González.

Además de deteriorar la calidad de los productos, la enfermedad es un problema económico para los agricultores, pues tienen pérdidas significativas antes y después de la cosecha, así como en el almacenaje y distribución.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Rodríguez González dijo: “Este hongo es un microorganismo que está en el ambiente y cuando encuentra un espacio húmedo y adecuado para su crecimiento, comienza a infectar los cultivos.

“No está especializado [el hongo] en uno sólo, pero generalmente se encuentra en tomate, uva, fresa y ciruela, de donde puede alimentarse y dañar las plantas”, aseguró el doctor.

Los nanotubos empleados por los científicos para combatir el hongo están hechos a base de dióxido de titanio, compuesto químico no tóxico para el humano, mismo que tiene un diámetro aproximado de 12 nanómetros, capaz de actuar en contra del hongo por tres vías.

La primera es la fotoquímica: la estructura presenta propiedades semiconductoras, por lo que es posible generar reacciones oxidantes al recibir radiaciones luminosas por medio de lámparas halógenas, lámparas de luz led, e incluso luz solar.

La segunda es la vía microcida, donde es posible incorporar nanopartículas de plata o cobre de menos de cinco nanómetros en la superficie de los nanotubos, mismas que tienen propiedades antifúngicas e inhiben el crecimiento de las colonias de hongos.

La última es la vía física, ya que dado el tamaño nanométrico de las estructuras, se puede perforar y dañar la pared celular del hongo, potencializando así su aniquilación.

Rodríguez González refirió que una de las ventajas de la acción por tres vías, es que además de ser un método sustentable y que no genera residuos, se garantiza que los hongos no puedan evolucionar, esto es, que sean incapaces de desarrollar inmunidad a los nanomateriales.

En las pruebas de laboratorio, el equipo científico demostró que las nanoestructuras tienen la capacidad de inhibir la infección del moho gris en  20 minutos.

En la actualidad, los expertos trabajan en la aplicación práctica para prevenir infecciones, la cual consiste en recubrimientos transparentes que se probarán en cultivos del invernadero del instituto potosino y en embalaje.

“La idea es hacer películas delgadas y transparentes que se puedan poner sobre el fruto para prevenir la infección y que puedan reutilizarse”, indicó.

El doctor aseguró que a través de esta innovación buscan prevenir, más que eliminar la infección.(Con información de NOTIMEX)