Consterna a la UNESCO destrucción de mezquita de Al Nuri en Mosul

Ciudad de México.- La directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Irina Bokova, expresó hoy su consternación por la destrucción de minarete de Al Hadba y la Mezquita de Al Nuri, en Mosul (Irak), perpetrada la víspera.

Para Bokova, esta nueva destrucción agrava las heridas de una sociedad de por sí afectada por una tragedia humana sin precedentes, con tres millones de desplazados y 6,2 millones de personas con necesidad inminente de ayuda humanitaria.

Se estima, añadió, que desde el inicio de la ofensiva en Mosul, en octubre de 2017, entre 750 mil y 800 mil personas se han visto obligadas a abandonar la ciudad. Muchas otras permanecen cautivas en ella o están siendo usadas como escudos humanos.

La situación exige una movilización internacional inmediata, agregó la directora general, tras refrendar el compromiso de la UNESCO de seguir “acompañando a la población de Irak a recuperar su patrimonio y combatir el extremismo y la violencia en todas sus formas a través de la cultura, la educación y los derechos humanos”.

Por eso, expuso, “en este día deseo expresar al pueblo de Irak la solidaridad renovada de la UNESCO y nuestra disposición a ayudar, restaurar y rehabilitar el patrimonio cultural cuando esto sea posible”.

Recordó que los afectados eran dos lugares emblemáticos de la ciudad, símbolos de identidad, resiliencia y pertenencia, afirmó, al recordar que hace unos meses cuando Dáesh apuntó a la mezquita y el minarete, la población de Mosul formó una cadena humana para protegerlos, probando que la protección del patrimonio no puede desligarse de la de las vidas humanas.

Situada al oeste de Mosul, en su Ciudad Vieja, la gran mezquita de Al Nuri se consideraba una de las principales mezquitas históricas de Irak.

Construida por Nuraldin Zangi en el 1172 de nuestra era, durante el califato abásida, pasó por varias renovaciones y restauración a lo lago de3l tiempo. Su característica más sobresaliente era el minarete inclinado conocido como al-Hadba (“El Jorobado”), que había conservado sus características arquitectónicas y estructurales intactas durante cientos de años.

En 2012, la UNESCO trabajó en la salvaguardia del minarete. Pocos días antes de la ocupación de Mosul por parte de Dáesh en junio de 2014, la UNESCO había iniciado un importante proyecto de salvaguardia y consolidación del mismo. Aunque el conflicto obligó a frenar el proyecto, se había realizado un estudio completo que habría podido ser útil en un futuro.

En febrero de 2017, la UNESCO celebró una Conferencia Internacional de Coordinación para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural en las áreas liberadas de Irak y elaboró un plan de acción para su futura salvaguardia.(Con información de NOTIMEX)