Capriles condena que gobierno de Maduro rechace ayuda humanitaria

Venezuela enfrenta una escasez crónica de alimentos, medicinas e insumos médicos agudizada por la caída en los últimos años del precio del petróleo, fuente del 96 por ciento de las divisas en este país dependiente de las importaciones, donde además no existen alicientes para la inversión en ningún rubro para la producción local.

Caracas, Venezuela.- El líder opositor venezolano Henrique Capriles, cuestionó que el gobierno del presidente Nicolás Maduro rechace el envío de ayuda humanitaria a Venezuela por parte de otros países.

“¿Por qué el afán de no permitir que la gente que quiere donar, lo que tanta falta hace en el país, lo hagan?”, dijo Capriles durante la campaña del candidato opositor por el estado Bolívar, Andrés Velásquez.

El gobernador del estado Miranda señaló además que si el gobierno acepta el envío de ayuda humanitaria estaría reconociendo que el país vive una crisis alimentaria y de salud.

“Ellos (el oficialismo) prefieren que la gente se muera de hambre a reconocer que hay una crisis”, señaló el gobernador y criticó que el Ejecutivo señale que “los barcos con comida y medicinas no pueden llegar por las sanciones”.

La Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara baja del Congreso de Estados Unidos aprobó el jueves un proyecto de ley para el envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

La referida propuesta señala que si la administración de Maduro se opone a distribuir la ayuda humanitaria, el presidente Donald Trump ordenaría a la embajada de Estados Unidos en la ONU buscar los votos para aprobar una resolución que le ordene a Venezuela recibir dicha ayuda para su distribución.

Al respecto, el canciller venezolano Jorge Arreaza calificó como un “acto de hipocresía” la ayuda humanitaria ofrecida por el gobierno de Estados Unidos y afirmó que se trata de “maniobras políticas para seguir en la escalada contra Venezuela”.

Por su parte, Armando Armas, diputado a la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), pidió al gobierno de Maduro acatar la Carta Magna y actuar con transparencia en el manejo de los recursos que son otorgados en forma de ayuda humanitaria.

“La ayuda humanitaria es requerida por nuestra nación y ha sido rechazada en reiteradas oportunidades, pese a los graves problemas de desnutrición, hambre y miseria que padece la población”, señaló.

La escasez de alimentos y la inflación que se caracterizan en Venezuela se tradujeron en un alza de la desnutrición infantil en comunidades pobres, según denunció la organización católica Cáritas, que coincidió con otro estudio privado donde se advierte que el país se encamina a una “catástrofe” humanitaria.

Cáritas señaló que la proporción de niños menores de 5 años con “déficit nutricional en alguna de sus formas” creció del número de por sí desolador de 54 por ciento en abril al 68 por ciento en agosto.

El 14.5 por ciento de los menores afectados presentó “desnutrición aguda global” frente al 11.4 por ciento del período marzo-abril.

Venezuela enfrenta una escasez crónica de alimentos, medicinas e insumos médicos agudizada por la caída en los últimos años del precio del petróleo, fuente del 96 por ciento de las divisas en este país dependiente de las importaciones, donde además no existen alicie