Banco de México eleva perspectiva de crecimiento de economía mexicana

Durante la presentación del Informe Trimestral Abril-Junio 2017, el instituto central expuso que el panorama para el crecimiento económico de México parecería haber mejorado respecto a lo que se percibía al momento del informe anterior.

Ciudad de México.- El Banco de México (Banxico) elevó su proyección de crecimiento de la economía mexicana de este año, a un rango de entre 2.0 y 2.5 por ciento, desde el previo de 1.5 a 2.5 por ciento.

Expuso que para 2018 se revisa también al alza de 2.0 a 3.0 por ciento, desde el previo de 1.7 a 2.7 por ciento, por lo que se espera en ese año un mayor ritmo de expansión de la economía respecto a 2017.

Durante la presentación del Informe Trimestral Abril-Junio 2017, el instituto central expuso que el panorama para el crecimiento económico de México parecería haber mejorado respecto a lo que se percibía al momento del informe anterior.

La actividad económica a nivel mundial y el comercio global se han recuperado, al tiempo que el mercado interno se ha mostrado resiliente y la confianza de los empresarios y de los consumidores se ha elevado gradualmente, argumentó.

Aclaró que si bien persiste incertidumbre sobre el futuro de la relación bilateral entre México y Estados Unidos, la información más reciente sugiere que ha disminuido la probabilidad de que se materialicen los escenarios que podrían afectar en mayor medida al crecimiento.

En el caso del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, aseguró que el banco central está dispuesto “a romperle el espinazo” a la inflación.

Estimó que al cierre de este año este indicador se coloque “ligeramente por debajo de 6.0 por ciento”, mientras que para finales de 2018 alcanzaría el 3.0 por ciento, derivado de una esperada tendencia a la baja durante los últimos meses de este 2017.

“Lo que es más importante para los mercados es que les quede claro que hay un banco central que está decidido a romperle el espinazo a la inflación y traerla a 3.0 por ciento, porque eso es lo mejor para los mercados y para el economía en el mediano y largo plazos. No hay ninguna duda en la Junta de Gobierno de que eso tenemos que hacer”.

Se espera, continuó, que en los últimos meses de este año, la inflación retome una tendencia a la baja, mientras que la subyacente se mantenga por arriba de 4.0 por ciento y que a finales de año reinicie una trayectoria convergente con el objetivo.

Y para 2018, Carstens expuso que se prevé una reducción significativa de la inflación en los primeros meses de 2018, y que se acentúe la convergencia al objetivo de 3.0 por ciento, en tanto que la subyacente a niveles cercanos de 3.0 por ciento.

En lo que se refiere a la tasa de interés interbancaria fijada por el Banxico y que hoy se encuentra a niveles de 7.0 por ciento, Carstens expuso que derivado de la alta probabilidad de la reducción de la inflación durante el próximo año, la Junta de Gobierno del banco central tendría que actuar con cautela y paciencia para considerar disminuirla.

“El proceso a la baja de las tasas debería ser muy cuidadosa y debería ser hasta el momento en que tengamos una altísima certidumbre y de que esté bien acentuado y arraigado el proceso de reducción en la inflación y que esté clara la tendencia y la convergencia a 3.0 por ciento.

“Es decir, la Junta de Gobierno tendrá que ser bastante paciente para reducir las tasas de interés, de tal forma que de verdad se asegure que hay una inflación baja y estable”, aseguró el gobernador del Banco de México.

En esté contexto, dijo que el mejor panorama de la economía mexicana se reflejará en una mayor creación de empleos este año, toda vez que espera la generación de entre 660 mil y 760 mil nuevas plazas registradas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a diferencia del rango de 650 a 750 mil que esperaba a finales de abril pasado.

Asimismo, expuso que otro indicativo del óptimo avance de la economía es la disminución del déficit en la cuenta corriente en 2017 y 2018, al pasar de 2.3,a 2.2 en ambos años.

Finalmente, destacó que también es necesario fortalecer las instituciones del país en todos sus ámbitos, para que cumplan con su propósito social bajo principios de transparencia y sin tolerancia para la corrupción.

Asimismo, subrayó que la certeza jurídica y el Estado de derecho fortalecido son necesarios para lograr la oportuna y correcta implementación de la reformas estructurales, y corregir deficiencias que impiden que el país alcance un mayor crecimiento potencial.

Con ello, añadió, México estará en mejor posición tanto para enfrentar los retos con los que tendrá que lidiar hacia adelante, ante el complejo entorno externo e interno, como para aprovechar las oportunidades que se presenten. (Con información de NOTIMEX)